No, no me equivoqué en el título.

Solamente creo que la famosa frase del prócer mexicano Benito Juárez,”el respeto al derecho ajeno es la paz”, debe revisarse a la luz de lo que sucede en este siglo XXI.

Cuando Juárez, presidente y caudillo mexicano de origen indígena que gobernó esa nación en varias ocasiones hasta su muerte en 1872, expresó rotundamente que la paz se basa en el respeto a los derechos del otro, tenía absoluta razón y la sigue teniendo hasta hoy.

Lo que sucede es que en este mundo guiado por tecnologías que invaden la privacidad a niveles nunca antes vistos, y que promueven odios mediáticos por infinidad de razones inhumanas, surge el imperativo de merecer, cada uno de nosotros, el respeto ajeno.

Para muchos esta puede parecer una verdad de Perogrullo, algo que debe darse por sentando, pero lo cierto es que cada día, de alguna manera específica, las personas irrespetan a otras por las más diversas razones, y como dije antes, en algunos casos generan con estas actitudes reacciones mediáticas escalofriantes.

Desde la invasión de la privacidad con la publicación de fotos y videos no autorizados de famosos o no tanto, hasta situaciones de bullying que han llevado al suicidio de muchos niños, adolescentes y adultos, el despliegue del poder de las tecnologías termina por avasallar a los seres humanos, o al menos aparentemente.

Y digo esto porque no hay tecnología sin una persona detrás, no hay tweet, selfie, correo, foto o video que no haya sido realizado al menos inicialmente por alguien. Claro está que muchos han perdido el control de sus acciones, hasta llegar a extremos de poner en riesgo temas de seguridad mundial como son los casos de Assange y Snowden.

Pero aun en las cosas más cotidianas en las que involucramos el uso de tecnologías o nos dejamos llevar por las informaciones mediáticas, todos merecemos respeto, no solo respetar los derechos de los otros.

Por supuesto que, en ambas vías, debe privar el que mis derechos y mi derecho al respeto no involucren la agresión a los otros de una u otra forma.

Mas volviendo al tema inicial que motiva estas líneas, acá van algunos temas en que todos merecemos respeto en medios y redes:

1. El respeto a la privacidad: Nadie merece ser expuesto a situaciones indecorosas, así se trate de un delincuente común o el Presidente de la República, la vida privada de las personas debe tratarse con respeto.

2. El respeto a la veracidad:Nadie merece ser informado falsamente o desinformado porque los medios y personas en estos responden a sus propias agendas, y dan noticias sin confirmar u omiten otras, generando situaciones fuera de control que incluso han cobrado vidas.

3. El respeto a la identidad: Nadie merece ser vejado, insultado o amenazado por su identidad sexual, religiosa, política u otra.

4. El respeto a la muerte: Nadie merece ser tratado como un cadáver anónimo o que sus familiares deban mostrar el dolor de la pérdida sin ser consultados previamente al respecto.

Si repasamos cada una de estas situaciones comprobaremos que todos los días millones de personas son irrespetadas por sus prójimos, sin que exista siquiera un sentimiento de constricción al respecto.

En un mundo donde muchos cobardes se escudan detrás de las tecnologías, deben alzarse las voces valientes que denuncien estos hechos y los visibilicen, para que las nuevas generaciones no crezcan creyendo que tienen todo el derecho de irrespetar a los demás.

 

Sígueme

Mariana Lev

Periodista, relacionista pública, poeta
Sígueme

Latest posts by Mariana Lev (see all)