Debo reconocer que soy bastante adicta a la televisión y estoy viviendo un romance con una serie policial francesa que me tiene prendada no solo por su buena trama y actuaciones de primer nivel sino por la seriedad de sus reflexiones acerca de la vida, el mundo y las personas en general.

Hace un par de días, en uno de sus capítulos un periodista que es interrogado se deja decir en medio de su parlamento una frase que me dejó totalmente asombrada por su claridad: “La política les da a los mediocres una impunidad que me enferma”.

La relación directa entre el quehacer político y la mediocridad es un tema que se las trae y toca muchas aristas en la descomposición de las sociedades actuales, pero para no irme muy lejos hablaré de las democracias, y para ser más específica me referiré a la nuestra, a esa supuesta democracia de las que aun nos jactamos aunque la vemos caerse a pedazos todos los días.

No quiero entrar en detalles de cuándo fue que la mediocridad se adueñó de la vida política nacional o para decirlo de otra manera, cuándo un ejército de mediocres empezó a tironear las riendas del poder, pero sucedió hace ya tiempo y tiende a agravarse minuto a minuto.

Y ojo que no hablo de corrupción sino de mediocridad, pero para efectos prácticos muchas veces termina siendo lo mismo, porque quien no hace su trabajo en un Estado que pagamos todos, está robando de una u otra forma y eso de la manera más impune porque, como dijo este personaje, la política se lo permite… Los ejemplos sobran.

Imagen de perfil de Mariana Lev
Sígueme

Mariana Lev

Periodista, relacionista pública, poeta
Imagen de perfil de Mariana Lev
Sígueme

Ultimos artículos de Mariana Lev (Ver todos)